notesp

lunes, 28 de abril de 2008

Satélite Indio Con Aplicaciones Militares

Un cohete indio PSLV (C9), despegó el 28 de abril desde el centro espacial de Satish Dhawan, en Sriharikota, con 10 satélites a bordo. El lanzamiento, exitoso, ocurrió a las 09:24 de la mañana, hora local. A bordo viajaba la carga principal de la misión, el satélite CARTOSAT-2A, un vehículo dedicado a la teledetección y observación de la Tierra, pero considerado en la práctica el primer satélite de reconocimiento militar de la India. Con sus 690 kg, su cohete lo situó en una órbita heliosincrónica polar, para tener acceso a toda la superficie terrestre. El CARTOSAT-2A fue liberado a los 885 segundos del despegue, en una altitud de unos 637 kilómetros. Desde allí llevará a cabo su labor de observación, gracias a su cámara pancromática PAN, que puede tomar imágenes en blanco y negro en la región visible del espectro, obteniendo una resolución espacial de aproximadamente 1 metro. Una vez liberado, el satélite abrió sus dos paneles solares. Unos 45 segundos después de que éste abandonara su cohete, le siguió la siguiente carga útil, el también indio IMS-1 (Indian Mini Satellite). Con sus 83 kg de peso, también estará dedicado a tareas de teledetección. Sin embargo, se trata de un vehículo experimental que emplea tecnologías y sistemas miniaturizados. Sus cámaras Mx Payload y HySI Payload trabajarán en las regiones del visible y el infrarrojo cercano. La primera tendrá una resolución espacial de 37 metros y la segunda de 506 metros.
El cohete PSLV transportó asimismo ocho nanosatélites propiedad de otros países. Todos ellos totalizaron 50 kg de peso. Seis de los ocho nanosatélites volaron con el nombre colectivo de NLS-4. Se trata de los japoneses CUTE 1.7 y SEEDS, el canadiense CAN-X2, el danés AAUSAT-II, el Alemán COMPASS-1 y el holandés DELPHI-C3. Los otros dos nanosatélites fueron el NLS-5 (canadiense) y el alemán RUBIN-8. El objetivo de todos ellos radica en experimentar nanotecnologías a bordo de vehículos espaciales. La carga total del cohete fue de 820 kg, lo que hizo innecesaria la utilización de los habituales aceleradores sólidos laterales. (Foto: ISRO)