notesp

viernes, 17 de julio de 2009

Informe STS-127

Después del primer período de sueño, los astronautas del Endeavour dedicarían su primer día completo en el espacio a revisar el estado de las superficies de protección térmica de su vehículo. Antes, la nave encendió sus motores de maniobra para ajustar su órbita y situar su trayectoria en dirección a la estación espacial internacional. También se realizaron preparativos sobre esta maniobra, como la instalación de la cámara que facilitará el acoplamiento o la extensión del anillo del sistema de atraque y la revisión de los instrumentos auxiliares. Chris Cassidy, Tom Marshburn, Dave Wolf, Timothy Kopra y Julie Payette serían los astronautas que se ocuparían de mover el brazo mecánico del Endeavour, unirlo a la pértiga OBSS y utilizarlo para la inspección del escudo térmico. La revisión, que duraría 5 horas, se efectuaría con mucha calma y detalle. Durante la noche, los técnicos en tierra estudiaron el video del lanzamiento, y sobre todo, las fotografías del exterior del tanque externo realizadas por los tripulantes, que demostraban un daño inusual en la espuma aislante de este último. Cierta zona del tanque muestra varias secciones longitudinales de espuma arrancada, algo que no se había vista hasta ahora. A falta de un análisis más profundo de los datos obtenidos con la OBSS, no parece que el escudo del transbordador haya sufrido daños importantes por impactos, de modo que el regreso debería ser seguro. Los bordes de las alas y el morro del Endeavour, las zonas más sensibles, parecen en buen estado, y se han detectado sólo algunos rasguños en otras partes del escudo. Sin embargo, los ingenieros van a tener que averiguar por qué en esta ocasión se han desprendido tantos restos de espuma, y eso podría afectar al calendario próximo de lanzamientos de forma considerable. En la práctica, hasta que esto no se aclare, ningún vehículo de la lanzadera debería despegar, ya que aunque el Endeavour acabe regresando sin problemas y no haya sufrido daños, eso no quiere decir que otros puedan tener otra fortuna. (Foto: NASA)