notesp

lunes, 31 de agosto de 2009

Informe ISS/STS-128

La reunión definitiva de la dirección del programa del Space Shuttle dio luz verde al lanzamiento del Discovery, considerando que la válvula afectada por los recientes problemas no tenía en realidad ningún fallo. Así pues, a las 03:59 UTC del 29 de agosto, partía desde el centro espacial Kennedy la misión STS-128 del transbordador espacial con sus siete astronautas a bordo. Ocho minutos y medio más tarde, el vehículo alcanzaba la altitud prevista y desprendía su tanque externo, que la tripulación se apresuró a fotografiar y grabar en video en busca de posibles daños ocurridos durante el ascenso. Después, se abrieron las compuertas de la bodega y se ajustó la órbita. Durante las siguientes horas se comprobaría el estado del brazo robótico, que se emplearía para la acostumbrada revisión de las superficies del Discovery. Después del período de sueño, los astronautas fueron informados de las novedades, incluyendo la detección del fallo de un pequeño motor auxiliar en la zona del morro debido a una fuga. No se esperaba que ello afectara de ningún modo a las maniobras de acoplamiento con la estación. De todos modos, se aisló el citado motor, así como otro relacionado, desactivándolos, para evitar futuros problemas. La ruta hacia el complejo orbital se afinó con el uso en varias ocasiones de los motores de maniobra orbital OMS. Mientras, Pat Forrester, José Hernández y Kevin Ford se dedicaron a revisar el escudo térmico del Discovery con el brazo robótico del vehículo. Lo unieron a la pértiga OBSS que les permitiría acceder a los sectores más alejados, y usaron sus cámaras para explorar los bordes de las alas y el morro. Las imágenes fueron transmitidas a la Tierra para su estudio. Paralelamente a estas actividades, Danny Olivas, Christer Fuglesang y Nicole Stott revisaron los trajes espaciales que se emplearían durante las tres salidas extravehiculares previstas. También se instaló la cámara en la zona de acoplamiento, para que ésta pudiera ofrecer una vista adecuada durante la maniobra de acercamiento a la estación. En esta última, los seis ocupantes preparaban asimismo la llegada del Discovery, poniendo a punto el material fotográfico que usarían para observar su escudo térmico. El domingo 30 de agosto estaría completamente dedicado a la fase de unión entre el transbordador y la ISS. Así, Sturckow y Ford guiaron con precisión la nave hacia el punto de encuentro. A unos 200 metros de distancia, el Discovery dio una vuelta sobre sí mismo, ofreciendo la oportunidad de fotografiar todo su escudo térmico desde la estación. Después, continuó la aproximación, hasta propiciar el acoplamiento con ella, a las 00:54 UTC del 31 de agosto. Una vez asegurada la unión, se abrieron las escotillas a las 02:59 UTC, y se produjo el encuentro entre las dos tripulaciones. Tras la tradicional ceremonia de bienvenida, Nicole Stott y Tim Kopra intercambiaron asientos en la nave Soyuz correspondiente, de modo que Stott se convertía oficialmente en miembro de la expedición número 20 de la estación espacial internacional. Durante las siguientes horas, se iniciaría la transferencia de suministros, así como la preparación de la unión del módulo Leonardo al complejo orbital. (Foto: NASA TV)