notesp

viernes, 4 de septiembre de 2009

Informe ISS/STS-128

La segunda EVA de la misión se desarrolló durante 6 horas y 39 minutos, y sirvió para instalar el nuevo depósito de amoniaco cuyos contenidos ayudarán a refrigerar los sistemas del segmento americano de la estación. El paseo extravehicular se inició a las 22:12 UTC del 3 de septiembre. Danny Olivas y Christer Fuglesang colocaron en su lugar el nuevo depósito, equipado con unos 250 kilogramos de amoniaco. Había estado almacenado en la bodega del Discovery, cubierto con una manta térmica que tuvieron que apartar. Fuglesang, en el extremo del brazo robótico, lo llevó después hasta su destino final, en el segmento P1. Junto a Olivas, lo aseguró con cuatro tornillos y conectó los conductos. Para concluir la operación, atornillaron el depósito viejo en la bodega del Discovery, para asegurarlo durante su regreso a la Tierra. El citado sistema de refrigeración sirve para extraer, a través de unos conductos, el calor sobrante generado por los sistemas del complejo orbital. Una vez completadas estas dos tareas, antes del tiempo programado, los astronautas adelantaron algunos otros trabajos. Por ejemplo, instalaron unas cubiertas protectoras para las lentes de las cámaras del brazo robótico de la estación. Eso evitará que se contaminen cuando el citado brazo se emplee para capturar y acoplar el vehículo logístico japonés, dentro de algunas semanas. También instalaron un soporte portátil para los pies en un punto de la gran viga central. Finalmente, regresaron al interior del módulo Quest, dando por terminada su excursión a las 04:51 UTC del 4 de septiembre. Dentro de la ISS, los astronautas habían continuado trasladando la carga almacenada en el módulo Leonardo. Aprovecharon asimismo el espacio despejado en este último para colocar elementos que tendrían que ser retornados a la Tierra. La tarea de transferencia de suministros alcanzó su punto medio en esta jornada, con tiempo aún hasta el lunes 7 de septiembre para completarla. (Foto: NASA TV)

Shuttle