notesp

martes, 1 de septiembre de 2009

Informe ISS/STS-128

El primero de ocho días de actividades conjuntas se desarrolló normalmente en la estación espacial internacional. Con 13 astronautas a bordo, el complejo orbital volvió a estar muy concurrido. La tarea principal de la jornada, el 31 de agosto, consistió en el traslado del módulo logístico de construcción italiana Leonardo, desde la bodega del transbordador Discovery a su punto de anclaje provisional junto al nodo Harmony. Kevin Ford y Mike Barratt usaron el brazo robótico de la estación para levantarlo desde su posición de lanzamiento y llevarlo hasta el lugar previsto (21:56 UTC). Una vez asegurado, se comprobó la presurización de Leonardo y se abrieron las escotillas, permitiendo la entrada en su interior de, en primer lugar, Christer Fuglesang y Frank DeWinne. Las siguientes horas estarían dedicadas a prepararlo para comenzar el traslado de las 7,5 toneladas de suministros que transporta, tarea ésta que se prolongaría durante los siguientes seis días. Dentro de él se hallaban, entre otros, dos “racks” científicos (el Fluid Integrated Rack y el Materials Science Research Rack), un nuevo habitáculo para el descanso de la tripulación, el congelador MELFI-2 (Minus Eighty-Degree Laboratory Freezer for ISS), el sistema medioambiental Air Revitalization System Rack, y la cinta sinfín COLBERT. Los astronautas continuaron también moviendo los suministros y herramientas almacenados en el puente medio del Discovery, trabajo iniciado el día anterior. Entre el material trasladado al interior del complejo estaban algunas de las herramientas que se utilizarían durante las tres salidas extravehiculares programadas, la primera de las cuales se iniciaría el martes 1 de septiembre. Olivas y Stott, protagonistas de esta excursión, pasaron la noche en el interior del módulo esclusa Quest, donde aclimatarían sus cuerpos en un ambiente de presión reducida. En la Tierra, los ingenieros que habían revisado las imágenes y otros datos sobre el estado del escudo térmico del Discovery determinaron que éste se hallaba en buen estado y que sería innecesario llevar a cabo la revisión adicional prevista para el 2 de septiembre. (Foto: NASA TV)