notesp

martes, 29 de septiembre de 2009

Informe ISS

Después de unos días de navegación en solitario, la nave de carga, ahora llena de basura, Progress M-67, fue comandada a reentrar en la atmósfera terrestre, permitiendo su destrucción sobre el océano Pacífico. La nave se desintegró hacia las 10:20 UTC del 27 de septiembre. Había sido desconectada de la estación internacional el día 21. Desde entonces habría llevado a cabo una serie de experimentos geofísicos del programa Plasma-Progress de forma automática. El lugar que dejó vacante la M-67 será ocupado pronto por la Soyuz TMA-16, la cosmonave que traerá al complejo orbital a tres nuevos cosmonautas, dos integrantes de la expedición número 21, y un turista espacial. La TMA-16, con Maxim Surayev, Jeff Williams y Guy Laliberté, despegará el 30 de septiembre. En la ISS, los seis astronautas llevaron a cabo varias tareas de mantenimiento el 28 de septiembre, mientras preparaban la llegada de sus compañeros. Además, se inició el montaje de los componentes de la cinta sinfín COLBERT (Combined Operational Load Bearing External Resistance Treadmill), que llegó a la estación a bordo del transbordador Discovery (STS-128). Con anterioridad, los astronautas devolvieron al interior del vehículo japonés HTV la plataforma vacía cuyos experimentos habían sido previamente instalados en el exterior del módulo Kibo. La tripulación utilizará también el robot DEXTRE (Special Purpose Dexterous Manipulator), realizando varios movimientos con él para preparar el trabajo de mantenimiento que se realizará en él el año que viene. Por su parte, Padalka y Barratt han revisado los procedimientos de descenso y reentrada con su cápsula Soyuz (TMA-14), que deberán utilizar cuando el 10 de octubre retornen a casa, junto a Laliberté. (Foto: NASA/Bill Ingalls)