notesp

viernes, 21 de mayo de 2010

Lanzada Sonda Japonesa Hacia Venus

Superado un retraso de varios días debido a unas condiciones meteorológicas poco satisfactorias, Japón logró lanzar el 20 de mayo una de sus misiones más interesantes de los últimos tiempos. Un cohete H-IIA 202 (F17), despegaba a las 21:58 UTC, desde Tanegashima, llevando a bordo a una sonda diseñada para explorar Venus, y varias cargas secundarias entre las que destacaba una vela solar experimental. El vehículo aceleró a su carga hasta alcanzar una órbita baja provisional a unos 300 km de altitud, donde soltó tres de sus pasajeros, los “cubesats” KSAT, Negai* y Waseda-Sat 2. Después, reanudó su funcionamiento, hasta alcanzar la velocidad de escape. A las 22:24 UTC, el motor de su etapa superior se apagaba y se liberaban las otras tres cargas de la misión, la sonda Planet-C (Akatsuki), la vela solar IKAROS y el vehículo universitario Unitec-1, que quedaron en una ruta alrededor del Sol. El KSAT (Kagoshima Satellite) es un satélite de 1,5 kg de aspecto cúbico diseñado en la universidad de Kagoshima. Ha sido equipado para analizar la distribución del vapor de agua atmosférico, lo cual podría ayudar a predecir episodios de lluvia intensa. También enviará imágenes de la Tierra y realizará un experimento de comunicaciones para vehículos de pequeñas dimensiones. El Negai* (o Negai-Star) es otro cubesat de sólo 1 kg de peso, construido por la universidad de Soka. Su única misión será demostrar el correcto funcionamiento en el espacio de un sistema de procesamiento de información avanzado. En cuanto al Waseda-SAT2, ha sido diseñado por estudiantes de la universidad de Waseda y transporta una cámara que efectuará observaciones de la superficie terrestre. Pesa apenas 1,2 kg. En ruta interplanetaria, el Unitec-1 es una colaboración de varias universidades (consorcio UNISEC) dedicadas al desarrollo de nanosatélites. Su misión será probar tecnologías como ordenadores (lleva varios a bordo, que competirán entre sí para comprobar cuál resiste más tiempo el ambiente espacial), comunicaciones y determinación orbital. Pesa 16 kg. La carga secundaria más importante, sin embargo, es la llamada IKAROS (Interplanetary Kite-craft Accelerated by Radiation Of the Sun), que pretende demostrar el funcionamiento de una vela solar especial, que además de servir como superficie para ensayar la propulsión fotónica, dispone de una área capaz de recolectar energía solar y producir electricidad. Cuando llegue el momento, la nave (355 kg), un cilindro de pequeño tamaño y escaso grosor construido por la agencia JAXA, girará sobre sí misma a una velocidad de 20 rpm, para estabilizarse y facilitar que la vela se abra. Se trata de una membrana cuadrangular, con una diagonal de 20 metros. Su delgadez es extrema, apenas 0,0075 mm, y está hecha de polimida. La vela no sólo incorpora las células generadoras de electricidad, sino también pequeños dispositivos direccionales y sensores para contar los impactos del polvo interplanetario, cuya influencia en su degradación debe estudiarse. Gracias a su continua rotación, la membrana se abrirá quedando plana y estirada, pero el dispositivo de apertura llevará también cuatro pesos a los extremos para ayudar en el proceso. El propio método de despliegue es novedoso porque carece de mástiles u otros elementos estructurales rígidos. En una primera fase la vela se abrirá estáticamente, y en una segunda, de forma dinámica. Una vez en su posición definitiva, podrá emplearse para la navegación y la aceleración del vehículo. Por último, la Planet-C, también llamada VCO (Venus Climate Orbiter), es una sonda patrocinada por la JAXA para estudiar la atmósfera de Venus, alrededor del cual intentará situarse. Medirá sus temperaturas, los movimientos de rotación y 3D de las masas gaseosas, y buscará señales de actividad volcánica y eléctrica. Para ello, transporta varias cámaras que trabajarán en el rango del infrarrojo cercano. La Akatsuki es prácticamente un cubo equipado con dos paneles solares y una masa de 640 kg, la mitad de los cuales corresponden al combustible que usará para entrar en órbita alrededor de Venus (300 por 80.000 km) en diciembre y para mantener su orientación en ella. (Foto: JAXA)

H-IIA F17

1 comentario:

Carlos dijo...

Es interesante que este satelite artificial lleva para comunicarse con la Tierra un transmisor en banda de radioaficionados. En concreto la frecuencia sera 5 Ghz.
Las radiuoficionados más tecnicos podran recibirlo sin demasiados problemas...bueno si todova bien