notesp

jueves, 10 de junio de 2010

Segundo Lanzamiento Espacial de Corea del Sur

Corea del Sur volvió a intentar lanzar un satélite doméstico el 10 de junio. El primer intento, hace unos nueve meses, resultó fallido debido a la separación incorrecta del carenado del cohete KSLV-1, que provocó que la etapa superior perdiera la orientación y jamás alcanzara la órbita con su carga útil. Efectuadas las correcciones oportunas, y llevando a bordo un satélite idéntico a su antecesor, el segundo KSLV-1 (Naro-1) fue colocado de nuevo en la rampa de lanzamiento hace unos días. El despegue tuvo que retrasarse 24 horas debido a problemas en el sistema contraincendios de la plataforma. Por fin, el 10 de junio, el motor ruso RD-151 de la primera etapa del vehículo entró en ignición a las 08:01 UTC y comenzó el ascenso desde el centro espacial de Naro. Sin embargo, el control de tierra perdió el contacto con el vehículo poco después del despegue, a los 137 segundos, cuando evolucionaba a 70 km de altitud. Sin saber aún si se trataba de un problema en las comunicaciones o de la pérdida de la misión, las autoridades tendrían que esperar a que una estación en Noruega (Svalbard) recibiera o no las señales del satélite, dos horas después del despegue. Mientras, el examen de las imágenes de larga distancia llevó a conclusiones poco reconfortantes. En el momento de la pérdida de contacto, se hicieron aparentes varias explosiones. En ausencia de señales del satélite, los técnicos empezaron a pensar que el cohete había realmente estallado durante el ascenso. Con él se habría perdido la carga útil, el STSAT-2B, con un peso de algo menos de 100 kg y construido para observar la Tierra. También transportaba un reflector láser para facilitar el seguimiento de su órbita desde la superficie. El fallo de la primera etapa del lanzador es una mala noticia para Rusia, ya que la tecnología empleada procede del programa Angara, que debe sustituir a buena parte de los cohetes espaciales de este país. La misma primera etapa funcionó perfectamente durante la primera misión fallida, en 2009. (Foto: Yonhap News Agency)

KARI