notesp

jueves, 30 de julio de 2009

Lanzamiento Múltiple de Seis Satélites

La empresa Kosmotras llevó a cabo el 29 de julio la misión número 13 de su lanzador comercial Dnepr. El despegue ocurrió a las 18:46 UTC, desde el cosmódromo de Baikonur, y supuso la colocación en órbita polar, a unos 650 km de altitud, de seis satélites de pequeñas dimensiones. La carga principal es el Dubaisat-1, propiedad de los Emiratos Árabes Unidos. Pesó 190 kg y ha sido desarrollado, sobre una plataforma SI-200, en cooperación con la empresa surcoreana Satrec Initiative para tareas de observación de la Tierra. El programa, además de proporcionar experiencia a los ingenieros de los EAU, proporcionará al país una capacidad de obtener información e imágenes de la superficie terrestre. En cuanto a la carga secundaria, estuvo compuesta por cinco satélites de variada procedencia. El Deimos-1 es también un satélite de observación de la Tierra, propiedad de la empresa española Deimos Space y construido por la británica SSTL. Montado en una plataforma Microsat-100, pesó 90 kg al lanzamiento. El vehículo quedará integrado en la Disaster Monitoring Constellation, un grupo de satélites de varios países dedicados a la vigilancia de desastres. Además, proporcionará imágenes comerciales de hasta 22 metros de resolución terrestre. Junto al Deimos-1 se encontraba otro satélite para la misma constelación, el UK DMC-2. Usando la plataforma Microsat-100 de SSTL, será utilizado por la británica DMC International Imaging para las mismas tareas que su compañero español. El Dnepr transportó asimismo un pequeño satélite tecnológico llamado Nanosat-1b, desarrollado por el INTA español. De unos 22 kg de peso, se empleará como enlace de comunicaciones entre España y su base en la Antártida, así como el buque oceanográfico Hespérides. El vehículo almacenará los datos científicos recogidos y los transmitirá al pasar sobre Madrid y Maspalomas. Además de esta función, el Nanosat-1b estudiará el entorno espacial con su detector de protones. Por último, ensayará diversas tecnologías, como un sensor solar para orientación y un transmisor en banda S. Los otros dos satélites embarcados a bordo del cohete fueron los AprizeSat-3 y 4, desarrollados por la compañía estadounidense SpaceQuest. Formarán parte de una creciente constelación de satélites de comunicaciones en órbita baja, para la transmisión de datos y vigilancia y seguimiento de sistemas fijos y móviles. Cada uno pesó unos 12 kg. (Foto: Roskosmos)