notesp

jueves, 17 de septiembre de 2009

Confirmado el Primer Planeta Rocoso Extrasolar

Observaciones independientes mediante los telescopios del ESO han permitido confirmar que el planeta extrasolar descubierto por el satélite francés CoRoT, llamado CoRoT-7b, es en efecto el primer planeta rocoso encontrado fuera de nuestro sistema solar. La Humanidad sabe ahora pues, como nos imaginábamos, que pueden existir ahí fuera planetas parecidos al nuestro, y no sólo gigantes gaseosos como Júpiter. Es cuestión de tiempo encontrar uno situado a la distancia adecuada de su estrella para hacer viable la existencia de agua líquida en su superficie, y con ello, quizá la presencia de condiciones aptas para la vida. El observatorio CoRoT detectó el planeta cuando éste pasó por delante de su estrella. Midiendo las velocidades radiales y las diferencias de brillo ha sido posible averiguar el diámetro del planeta y su masa, y a partir de ello, su densidad. CoRoT-7b tiene una densidad semejante a los planetas rocosos del sistema solar, y por tanto debe estar compuesto por materiales parecidos. Se cree que tiene un diámetro inferior al doble del de la Tierra, y que está situado a 2,5 millones de kilómetros de su estrella, lo que lo hace orbitar a su alrededor una vez cada 20,4 horas. Su masa es unas cinco veces la de nuestro mundo, así que se halla en la categoría de súper-Tierra. Su densidad media se encuentra en los 5,6 gr/cm3. La Tierra, Mercurio y Venus tienen densidades parecidas (Marte la tiene inferior), por lo que puede decirse que es un planeta rocoso sin lugar a dudas. (Foto: ESO/L. Calcada)