notesp

viernes, 11 de septiembre de 2009

Lanzado el Primer Vehículo de Carga Japonés HTV

Bajo un cielo encapotado, la agencia japonesa JAXA lanzó el 10 de septiembre el primer ejemplar de su nave logística HTV, a bordo de su primer cohete H-IIB (TF-1). El resonante éxito del lanzamiento significa un importante paso para dicha agencia en sus aspiraciones espaciales. El despegue se efectuó a las 17:01 UTC, desde la rampa LP2 de Tanegashima, y concluyó con la separación del HTV de la segunda etapa del cohete a los 15 minutos y 10 segundos del inicio de la misión. El HTV (H-II Transfer Vehicle) es una nave de carga y la segunda contribución importante a la estación espacial internacional realizada por Japón. Diseñado y construido de forma doméstica será capaz de transportar 6 toneladas de suministros. A diferencia de su homólogo europeo, el ATV, no dispone de un sistema de acoplamiento automático, de modo que su sistema de guiado se limitará a dirigir el vehículo y situarlo al alcance del brazo robótico Canadarm-2 de la ISS (a unos 10 metros), que se ocupará, bajo el gobierno de los astronautas, de capturarlo y unirlo a uno de los puertos laterales del complejo orbital. Una vez descargados sus contenidos, el HTV será llenado de basura y otros elementos desechables, desenganchado y enviado a su destrucción sobre la atmósfera terrestre. También a diferencia del ATV de la ESA, el HTV puede transportar cargas presurizadas y sin presurizar, y dispone de una escotilla cuadrada más grande (1,2 metros frente a los 0,8 metros circulares del ATV). Su carga útil también es inferior, pero puede llevar objetos mayores, lo cual será interesante cuando la lanzadera espacial deje de volar hacia la estación. Así pues, el HTV tiene aspecto cilíndrico, mide 4,4 metros de diámetro y unos 10 de largo, y pesa 10.500 kg. En un extremo encontraremos el módulo de propulsión, que permitirá maniobrar y cambiar de órbita (hacia y desde la ISS), un módulo de aviónica, con todos los sistemas de guía, comunicaciones, etc., y finalmente un módulo de carga. Este último está dividido en dos partes, En la interna se halla el UPLC o zona despresurizada, que dispone de una apertura lateral por la que podrán extraerse las cargas que permanecerán en el exterior de la estación. El Canadarm-2 podrá extraer dicha carga y llevarla a la plataforma externa del módulo japonés Kibo. En el extremo del HTV se halla el PLC o zona presurizada, donde se encontrarán las cargas a las que los astronautas podrán acceder directamente. En el UPLC se pueden llevar 1.500 kg, y en el PLC unos 4.500 kg. Su cohete H-IIB situó al HTV en la órbita prevista, en este caso elíptica (200 por 300 km). Durante el segundo día de vuelo, una vez establecidas las comunicaciones, el vehículo efectuó una primera maniobra de ajuste orbital. Se esperaban varias pruebas de demostración durante el tercer día, para verificar el buen funcionamiento de los sistemas de orientación y de propulsión. Después, paulatinamente, se dirigirá al encuentro de la estación espacial, en una órbita circular de 350 km. Una vez unido a ella, se transferirán dos experimentos, uno japonés (SMILES) y otro de la NASA (HREP), que quedarán expuestos en el exterior. Además, se introducirán en la estación, cuando los astronautas penetren en la zona presurizada, varios suministros almacenados en 7 racks HRR y 1 rack PSRR. Se espera una permanencia del HTV junto a la ISS de no más de 30 días. Para el lanzamiento del vehículo, la JAXA ha tenido que desarrollar una versión mucho más potente de su cohete H-IIA. La nueva versión, H-IIB, es un considerable salto adelante en cuanto a capacidad de carga útil, que podrá ser utilizada tanto en misiones en órbita baja como en dirección a la órbita de transferencia geoestacionaria (siendo capaz de transportar dos satélites a un tiempo). Para conseguir sus objetivos, los ingenieros han empleado tecnologías ya disponibles y probadas. En primer lugar, se ha duplicado el número de motores LE-7A en la primera etapa. El empuje de los dos motores es alimentado mediante un alargamiento de 1 metro de la etapa, y un aumento de su diámetro hasta los 5,2 metros. Todo ello permite llevar 1,7 veces la cantidad de propergoles del H-IIA. Además, se han instalado cuatro aceleradores sólidos SRB-A alrededor de la base del cohete. Se ha desarrollado también un carenado especial para el HTV. En total, el H-IIB mide 56,6 metros de alto y pesa 531 toneladas (sin la carga). Puede enviar 8 toneladas a una órbita de transferencia geoestacionaria, o 16,5 toneladas a una órbita compatible con la estación espacial. (Fotos: JAXA)