notesp

lunes, 16 de junio de 2008

Informe Phoenix

Los instrumentos de la sonda Phoenix continúan efectuando análisis sobre las primeras muestras de tierra marciana. Gracias a su microscopio, se han obtenido las vistas más magnificadas hasta la fecha, y éstas han mostrado que las partículas que conforman el suelo superficial se pegan unas con otras, formando terrones, incluso en las escalas más pequeñas de visibilidad. Esta característica ha dificultado entregar las muestras en los receptáculos de análisis, pero al mismo tiempo proporciona muchas pistas sobre la naturaleza del suelo marciano, una de las metas principales de esta misión. En las imágenes proporcionadas por el microscopio, se pueden apreciar casi un millar de partículas individuales, hasta diámetros inferiores a una décima parte del de un cabello humano. Se han identificado al menos cuatro minerales distintos. Entre las partículas destacan unas más grandes, negras y de aspecto cristalino, así como otras más pequeñas y rojizas. Las primeras podrían ser partículas volcánicas originales, y las otras, el resultado de su envejecimiento y desgaste, con una mayor concentración de hierro. Las partículas finas de la muestras se parecen mucho a las del polvo que existe en suspensión, previamente analizadas por el microscopio. Mientras tanto, los especialistas fotográficos de la misión están obteniendo un panorama de 360 grados y alta resolución, en color y en formato tridimensional, que proporcione un contexto amplio sobre la posición del vehículo en la superficie. (Foto: NASA)