notesp

martes, 17 de junio de 2008

Informe Phoenix

Las actividades científicas en la superficie de Marte, donde se halla la sonda Phoenix, prosiguen a buen ritmo. Durante los últimos días, uno de los ocho hornos de los que dispone el vehículo en el instrumento TEGA ha continuado “cociendo” la primera muestra de tierra que recibió. Los sensores buscarán los ingredientes volátiles que se desprendan, y permitirán llegar a conclusiones sobre la composición del suelo.
Paralelamente, el brazo robótico de la Phoenix ha profundizado un poco más en la superficie, con el objetivo de obtener información sobre el material blanco aparente en las imágenes. Dos excavaciones previas dieron lugar a un par de pequeñas trincheras bautizadas como “Dodo” y “Goldilocks”. El 12 de junio, el brazo retornó a ellas y rascó hasta unir ambas en una sola, ahora llamada “Dodo-Goldilocks”. La intención de los científicos es exponer el material y ver qué ocurre. Si fuera hielo, cambiará con el tiempo. Se podría formar escarcha sobre él, o sublimarse lentamente. “Dodo-Goldilocks” tiene 22 cm de ancho y 35 cm de largo, con una profundidad máxima de 7 a 8 cm. El material blanquecino se halla sólo en la zona más superficial y sugiere que no es continuo. La excavación podría haber expuesto sólo un borde de una placa más grande. (Foto: NASA/JPL-Caltech/University of Arizona/Texas A&M University/NASA Ames Research Center)