notesp

lunes, 2 de junio de 2008

Informe ISS/STS-124

El transbordador Discovery despegó desde el Centro Espacial Kennedy de forma absolutamente puntual, en lo que parece fue un lanzamiento bastante “limpio”. La astronave utilizó el primero (ET-128) de los tanques externos totalmente rediseñados para evitar el desprendimiento de espuma aislante. En las imágenes del ascenso se vieron sin embargo algunas caídas, pero ocurrieron fuera de la fase aerodinámica, cuando son peligrosas.
La misión STS-124/1J se inició a las 21:01 UTC del 31 de mayo, desde la rampa 39A. A bordo viajaban la carga principal, el módulo presurizado japonés Kibo, y los siete astronautas. El comandante Mark Kelly estaba acompañado por el piloto Ken Ham y los especialistas de misión Karen Nyberg, Ron Garan, Mike Fossum, Greg Chamitoff y Akihiko Hoshide.
El módulo presurizado Kibo es el segundo elemento de la contribución japonesa a la estación espacial internacional y la carga más grande enviada hasta ahora hacia ella. Es 3 metros más largo que el Destiny americano y casi 5 metros más que el Columbus europeo. Durante el vuelo se realizarán tres salidas extravehiculares para su instalación, pero también para otras tareas, como trabajar en el sistema de refrigeración del complejo, intentar restaurar al completo el sistema de generación eléctrica y transferir la pértiga de observación OBSS desde la estación al Discovery.
Tras el lanzamiento, los astronautas del transbordador fotografiaron el tanque externo para comprobar si sufrió daños durante el ascenso. Las imágenes serán analizadas posteriormente en la Tierra. También ajustaron su órbita de transferencia con sus motores OMS. Al día siguiente, y debido a la ausencia de la pértiga OBSS, la tripulación realizó una inspección limitada de las losetas térmicas de su vehículo. Emplearon para ello la cámara del brazo robótico Canadarm-1, cuyo alcance no permite visualizar ciertas áreas. La revisión definitiva se efectuará cuando el Discovery llegue a la estación y pueda utilizar la OBSS que está almacenada allí. Otras tareas para el primer día en órbita fueron la comprobación de los equipos que se usarán durante los paseos espaciales, y para la fase de acoplamiento (incluyendo la instalación de una cámara-guía).
Los técnicos analizaron en la Tierra una anomalía menor en uno de los motores de maniobra OMS, que aún puede usarse sin dificultades. (Foto: NASA)