notesp

lunes, 12 de abril de 2010

Segunda EVA en la Estación Espacial

Durante la segunda parte de su paseo extravehicular, Rick Mastracchio y Clayton Anderson sustituyeron uno de los dispositivos (Rate Gyro Assembly) del sistema de navegación del complejo orbital, situado casi en el centro de la estructura que actúa como columna vertebral de la ISS. Después, retornaron al interior del módulo Quest, completando una salida que había durado 6 horas y 27 minutos. Finalizaba así la EVA número 141 de la historia de la ISS. Al día siguiente, el 10 de abril, la NASA informó a la tripulación de la extensión de la misión del Discovery en 24 horas. Ello permitiría inspeccionar el escudo térmico del transbordador durante su estancia junto a la estación, la segunda vez que ocurría en el programa. Debido al funcionamiento incorrecto de su antena de comunicaciones de alta ganancia, el Discovery no podría transmitir correctamente los datos de la inspección, de modo que la operación se haría junto a la ISS, cuyo sistema de comunicaciones permitiría dicho envío. Durante el día, los astronautas continuaron trasladando suministros y equipos desde el módulo Leonardo. Por ejemplo, se trasladó un nuevo sistema de cámaras para la observación de la Tierra (Window Observational Research Facility), que sería instalado ante una de las ventanas del módulo Destiny. También se realizarían varias entrevistas con la prensa y actos educativos. Dorothy Metcalf-Lindenburger realizaría una clase en órbita para los alumnos americanos. Por su parte, Anderson y Mastracchio prepararían su segundo paseo espacial, además de pasar la noche dentro del Quest. A las 5:24 UTC sonó una alarma de incendios en el módulo ruso Zvezda, pero fue una falsa alarma, ocurrida mientras Oleg Kotov estaba limpiando los filtros de aire de la zona. Al día siguiente, la actividad estaría casi exclusivamente centrada en la segunda EVA. Esta empezó 45 minutos antes de lo previsto, y duró 7 horas y 26 minutos. Los dos astronautas salieron al exterior hacia las 17:30 UTC del 11 de abril e iniciaron de inmediato su objetivo de desmontar y retirar el viejo depósito de refrigerante amoníaco que debía ser sustituido por otro nuevo. Se desconectaron primero varios cables eléctricos y se retiraron los tornillos que unían el tanque ATA a la estructura. Utilizando el brazo robótico Canadarm-2 desde el interior de la estación, Jim Dutton y Stephanie Wilson trasladaron el depósito y lo almacenaron temporalmente en la plataforma de la vagoneta CETA. Sería guardado en la bodega del Discovery durante la tercera EVA, para llevarlo a la Tierra, donde será reacondicionado y llenado, para servir como recambio (regresará a la estación durante la misión STS-134). A continuación usaron el mismo brazo para capturar el tanque nuevo, almacenado provisionalmente en la estructura POA, para llevarlo a su lugar definitivo. Mientras se efectuaba esta tarea, Mastracchio y Anderson instalaron dos viguetas en el segmento P2 que ayudarán en el futuro, si fuera necesario, a facilitar la sustitución de cualquier radiador térmico en el sector americano. Por fin, el nuevo ATA fue situado en su posición definitiva, y si bien costó colocar uno de sus cuatro tornillos, quedó finalmente asegurado. Los astronautas conectaron varios cables, pero dejaron los conductos de fluidos para la siguiente salida, debido al retraso. También se pospuso la retirada de varios escudos antimeteoritos. Después, los dos compañeros regresaron finalmente al interior del módulo Quest. El día 12 de abril, los astronautas disfrutarían de algún tiempo libre durante la mañana, además de continuar la transferencia de equipos desde el Leonardo y de preparar la tercera salida extravehicular. Yamazaki y Nooguchi contestaron preguntas procedentes de la Tierra, y sus colegas americanos hicieron lo propio con la prensa estadounidense. (Foto: NASA)